Una luz en el camino de la Iglesia. Congreso Regional de la Vida Consagrada en Ourense

publicado en: Noticias, Profesores | 0

congresoregionalOurense, 24 de febrero de 2015 (IVICON).- Después de que el viernes 20 de febrero se celebrase en la iglesia de los Franciscanos de Ourense la Vigilia de Oración por el Congreso Regional de la Vida Consagrada, presidida por el Sr. Obispo, al día siguiente, sábado, el colegio de los Salesianos de Ourense acogía la apertura oficial de este gran evento eclesial, celebrado en el marco del Año de la Vida Consagrada.

Contando con la presencia en el acto de apertura, entre los cerca de 500 congresistas, del Nuncio Apostólico, los Obispos de las cinco Diócesis de Galicia, el Obispo de Astorga, la Directora del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, la Provincial de las Siervas de San José, la Secretaria de CEDIS o el Superior de Oseira, entre otras autoridades eclesiales representando a distintas congregaciones participantes en el Congreso, comenzaba una jornada, la del sábado, dedicada a la formación y la reflexión a través de distintas conferencias y comunicaciones.

Monseñor Renzo Fratini inauguraba las intervenciones trasladando a todos los participantes el apoyo del Papa Francisco a este evento eclesial, así como su satisfacción personal por encontrarse en Ourense mostrando con su presencia el merecido reconocimiento al servicio que realiza la vida religiosa a través de su consagración: “la Vida Consagrada, como bien indica el lema del Congreso, es para la Iglesia esa luz en el camino, signo vivo del Evangelio. Los consagrados, con el estilo de su vida, pobre, generosa y casta, y con la alegría de su entrega, son un estímulo para la esperanza, y constituyen esa fuerza viva en la obra de evangelización de la Iglesia”. El Nuncio Apostólico del Papa en España destacaba que allí donde hay religiosos hay alegría, porque “Dios es capaz de llenar nuestros corazones y hacernos felices sin buscar alegría en otro lugar”, y expresaba sus mejores deseos para el desarrollo y los frutos de este congreso.

El Obispo de Ourense, Monseñor Lemos Montanet, agradecía al Nuncio que haya querido acompañarnos en estos días, en “este evento eclesial que, en Galicia, desde Ourense, quiere hacer presente el agradecimiento de la Iglesia a la Vida Consagrada, de manera especial en este año 2015 declarado por el Papa Francisco Año de la Vida Consagrada”. D. Leonardo señalaba la riqueza que constituye tanto la vida monástica, masculina y femenina, como las órdenes religiosas y las congregaciones de vida activa y los institutos seculares y sociedades de vida apostólica: “estos hermanos y hermanas nuestros, por propia vocación y de acuerdo con sus carismas específicos, están llamados a hacer de los lugares en los que están presentes, esos ámbitos impregnados por su estilo de vida fraterna en comunión, enriqueciéndonos con su servicio, de manera especial a los más necesitados, constituyendo además un cauce para llevar a cabo la nueva evangelización. Ellos son testigos creíbles del Evangelio, y les invitamos a reemprender ese ritmo misional que en épocas pasadas ha dado tantos frutos a nuestro pueblo, ¡contamos con vosotros!”.

Monseñor Lemos Montanet quiso destacar tanto el “pulmón de oración” que suponen los monasterios y las congregaciones de vida contemplativa, como la labor de ese estilo peculiar de vida consagrada presente tanto en la ciudad de Ourense como en otras villas y parroquias, que se centra en los másdesfavorecidos: ancianos abandonados, mujeres maltratadas, niños con serias dificultades… dedicando también unas palabras especiales a tantos religiosos y religiosas que dedican su vida a la docencia, a quienes animaba a seguir proponiendo sin miedo el mensaje y el estilo de vida cristiano.

La primera conferencia de la mañana, ofrecida por el Obispo de Mondoñedo- Ferrol, Monseñor D. Manuel Sánchez Monge, miembro de Miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, y Delegado de la Comisión Mixta de la Conferencia Episcopal para los Institutos Seculares, hizo referencia a “La Vida Consagrada en el misterio de la Iglesia”, seguida por dos comunicaciones, sobre Vida Consagrada y misión: testimonios de santidad consagrada en la “missio ad gentes” de la Iglesia, a cargo de Monseñor D. Luis Manuel Cuña Ramos, ourensano, Archivero de la Congregación para la Propagación de la Fe, y Consultor de la Congregación para la Causa de los Santos, y sobre Identidad y Misión de los Institutos Seculares, a cargo de Dª Bienvenida García Molinero, Presidenta de la Conferencia Regional de Institutos Seculares de Galicia, finalizando con la presentación de carismas, de mano de José Antonio Castiñeira Chouza, OFM, Presidente de CONFER-GA.

A las 13:15 horas los congresistas participaban, en la iglesia de María Auxiliadora, en la Celebración Eucarística presidida por el Sr. Nuncio, contando con un homenaje previo a cargo de la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense y con el acompañamiento del coro infantil de la parroquia de Cambados, además de la presencia de distintas autoridades de la vida civil y eclesiásticas que se han ido incorporando a lo largo de la jornada.

En su homilía, Monseñor Renzo Fratini, quiso poner en valor la labor y el testimonio de la vida consagrada, y recordando las palabras de San Juan Pablo II en referencia a que “muchos de nuestros contemporáneos no conocen todavía el amor de Dios o buscan llenar su corazón con sucedáneos insignificantes, por lo que es urgente ser testimonios del amor contemplado en Cristo”, el Nuncio Apostólico apuntaba a que la evangelización “en la que todos estamos empeñados en la Iglesia reclama, ante todo, ese servicio que vemos en los Consagrados, el servicio de ser testimonio auténtico de una vida que ha sido transformada por el encuentro con Cristo. La Iglesia tiene necesidad de santos, sólo los santos pueden contribuir a la renovación auténtica, comunicando la fe y la experiencia a los otros.”

Por la tarde, el Congreso continuaba con la intervención de Monseñor Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, en torno a Los carismas en la Iglesia, don del Espíritu y las comunicaciones sobre Nueva evangelización y nuevas formas de Consagración a cargo de Dª Lourdes Grosso García, M. Id, Directora del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada y sobre El monacato: primer testimonio de vida consagrada y su influencia en la espiritualidad diocesana, ofrecida por Fr. Gerardo Luis Martín, OCSO, Prior del Monasterio de Santa María la Real de Oseira, finalizando la jornada de conferencias con la intervención, con el tema Testigos de la alegría y sencillez evangélica del P. Luis Ángel de las Heras, CMF, Presidente de la CONFER Nacional, y con una visita guiada nocturna a la Catedral de Ourense con la intervención del “Grupo de zanfonas e cantareiras da Escola de Gaitas da Diputación de Ourense”.

El domingo 22 de febrero se clausuraba el Congreso con la peregrinación de los Consagrados y demás congresistas al Santuario de Nuestra Señora de Los Milagros, al estar celebrando la Diócesis de Ourense el Año Mariano en el 50 aniversario de la coronación canónica de la Virgen de Los Milagros. Después de visitar el monasterio de San Pedro de Rocas, la Celebración Eucarística en el santuario de Los Milagros fue presidida por Monseñor Rodríguez Carballo.

Se finalizó el Congreso con un almuerzo fraterno con todas las personas que estuvieron presentes.

Deja un comentario